P10 Iconofagia & iconorrea en el patio trasero

La iconofagia es una forma particular y simbólica de alimentación corporal en tres partes que van evolucionando de acuerdo con la inflación de imágenes que nos impone el medio y a través de las secuelas que el consumo indiscriminado de éstas puede acarrearnos. El nivel básico es lo que asociamos con el fenómeno de la intertextualidad: proceso en el que las imágenes, en un ejercicio ilimitado, se devoran entre ellas para producir otras imágenes.

El segundo nivel de la iconofagia está compuesto por las imágenes que las personas devoran simbólicamente a través de la propaganda, la moda, los medios de comunicación, en el diario vivir por las calles, al vestirse, etc. Sin embargo, el tercer nivel surge cuando este segundo punto se extrema de tal manera que comienza a generar diversas patologías que pueden producir consecuencias debido a la posible consumición de imágenes que, en un efecto inverso, se alimenten de los sujetos y los anulan al incentivarles, permanentemente, a que se alíen con ellas y se tornen ellos mismos en simples imágenes: “de devoradores indiscriminados de imagens passamos a ser indiscriminadamente devorados por ellas (…) Assim, temos na devoraçao de imagens pelas própias imagens, uma das configuraçoes daquilo que denominei ‘iconofagia’” (Baitello Junior, 2014).

El último nivel de la iconofagia es el que nos invita a continuar con el juego entre los hiperreales Zoom de nuestras vidas y sus derivaciones. ¿Qué pasará si llevamos más de un año frente a una pantalla, devorando y devorando imágenes? Tanto comer y devorar imágenes nos puede acarrear, además de una indigestión icónica, una iconoadicción, casi, iconorreica que permitirá que ellas se apoderen de los individuos que participan de estas sociedades. Es decir, puede desplazar al sujeto e instalarlo en otro ciberlugar, producto de este ya enunciado cambio.

 

Autor: Dr. Rodrigo Browne Sartori (Instituto de Comunicación Social. Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Austral de Chile)